30 abr. 2012

SENSACIONES


  Conocí a Carlota hace ya algunos años, ahora gran amiga, siempre me ha trasmitido sensación de seguridad y transparencia en sus pasos y forma de ser. Un día hablando me dice que se marcha, lo deja todo en su tierra para viajar y experimentar otras sensaciones. Muchos entonces la tacharón con el clásico "estás loca", pero ahora solo ella puede saber lo que se siente cuando te enfrentas a los miedos impuestos y los superas. Gracias por tus lineas.


Sensaciones… Algo tan complicado de transmitir pero tan hermoso de compartir. Por eso me he animado a aceptar la invitación de un amigo a escribir en este espacio. 

Hace unos meses tome un avión y cambie todo mi mundo conocido por vivir una temporada en otro país, Guatemala. No fue un viaje a ciegas ni al azar. Había muchos atractivos, un proyecto personal y profesional de por medio, amigos y un buen recuerdo de un viaje anterior, mi primera toma de contacto con este país. Pero no fue ni mucho menos como la primera vez que vine a Guatemala. Tuve la maravillosa sensación del reencuentro con las sensaciones que me hicieron sentir a gusto aquí. Me reencontré con los sonidos de Guatemala, esa musicalidad de las calles, los sabores de los puestos en la calle, la intensidad de los colores en los mercados. Volví a sentir la plenitud que supone dejarte llevar por la belleza lugares que parecen paraísos ficticios. Pasee durante horas por playas en donde no había turistas, sólo arena, el mar, caballos sueltos y palmeras repletas de cocos… Volví a asombrarme de la belleza del Lago Atitlan, mar de agua entre volcanes de fuego, curiosa mezcla de elementos. 



LA FOTO: "Mar de Nubes" Ana Bueno.

Y empecé un camino que sigo andando con todas mis dudas y cavilaciones, el de comprender otra realidad muy distinta a la que conocía. Estoy adentrándome en la complejidad de un pueblo que se levanto en armas contra un gobierno corrupto, opresor y asesino. Una lucha librada desde el amor a la vida y que daba a las palabras dignidad, justicia y solidaridad verdadero significado. Una lucha que duro 36 largos años de sacrificios, perdidas y dolor… Hoy en día, 16 años después de la firma de la paz, las injusticias que obligaron al pueblo a tomar las armas siguen cometiéndose en total impunidad. La lucha no ha terminado, han cambiado las estrategias. Aún intento comprender como se puede seguir dando esta situación. 

Aquí en Guatemala estoy descubriendo otra concepción del mundo. Otra manera de sentir a la naturaleza, comienzo a entender de forma más profunda esa relación. Ahora entiendo que existe una diferencia entre el respeto a la naturaleza como hábitat y el entender a la madre tierra como un ser con el que decides tener una relación de un ser vivo a otro con todos los matices que se le quiera dar. 

Una de las sensaciones que me ha regalado este viaje es la de ruptura con conceptos que antes eran incuestionables y que tenía tan insertos que formaban parte de mi subconsciente. Aquí estoy descubriendo que parte de mi viene dada por la cultura en la que he crecido y me he formado. Y por eso mismo se me ha abierto la posibilidad de elegir con que valores, ideas o incluso actitudes me voy a quedar de lo que me dio mi cultura y cuáles no quiero que formen parte de mí. He roto con barreras autoimpuestas, me he permitido la opción de elegir. Algo que cuando estamos inmersos en una realidad y no somos capaces de salir de ella se nos niega, porque terminamos por asumir que nuestro mundo es el único mundo posible.

En definitiva lo enriquecedor de este viaje es que esta siendo y es interior, no sólo exterior. No sólo estoy conociendo y viviendo otra parte del mundo, es algo más bonito y más profundo, Guatemala me regala la posibilidad de todo un mundo nuevo ante mis ojos y mi sentir.



Carlota Muñoz